Inicio / Gimnasio Kata / ¿Cómo afecta la salud dental en tu rendimiento deportivo?

¿Cómo afecta la salud dental en tu rendimiento deportivo?

¿Cómo afecta la salud dental a tu rendimiento como deportista? ¿No mejoras en tus marcas? Igual deberías acudir al dentista…

La odontología deportiva estudia la influencia de cada tipo de deporte en la salud bucodental y, mediante un adecuado cuidado oral, posibilita una práctica deportiva placentera y segura al paciente.

En el mundo deportivo, cada vez cobra más importancia un correcto mantenimiento de la salud bucodental. Aun así, la odontología parece ser la disciplina menos relevante en tanto a revisiones periódicas. Atletas y deportistas, tanto practicantes como profesionales, deben someterse a dichas revisiones.

La importancia de la odontología deportiva

La odontología deportiva es un área de la medicina deportiva que aborda todo lo referente a la interacción entre la odontología y el deporte, con el objetivo principal de elevar el rendimiento deportivo así como la calidad de vida de los deportistas.

Es posible que, a priori, no resulte sencilla de ver la relación que existe entre el deporte y la odontología. Pero, al final, la conexión entre ambas es mucho más estrecha de lo que podría parecer a simple vista.

Cualquier enfermedad de nuestra boca puede producir problemas de mayor gravedad en el resto de nuestro organismo. En casos de infecciones, las bacterias acumuladas en la cavidad bucal pasan al torrente sanguíneo. Así, se puede considerar, que la salud bucal en el deporte es también primordial para el buen rendimiento del deportista.

Existe una relación entre la salud dental y el rendimiento deportivo. Un gran número de lesiones articulares y musculares son consecuencia de infecciones dentarias o para dentarias. Dichas infecciones tienen una gran influencia en el rendimiento de un deportista. En la boca se acumulan millones de bacterias que forman la denominada placa bacteriana sobre los dientes. Caries y enfermedades periodontales pueden ser consecuencia de una severa acumulación de placa derivada de una mala higiene bucal. Dichas bacterias residentes en la boca producen mediadores inflamatorios que, a través de la sangre, se distribuyen por todo el organismo. Sensación de fatiga o inflamación articular, desgarros y dolores articulares pueden ser producidos debido a este fenómeno.

El deportista no suele relacionar sus molestias o la bajada de su rendimiento con problemas bucodentales. Pero, de hecho, en muchas ocasiones conforman su origen. De este modo, el paciente puede arrastrar el dolor durante años sin eliminarlo, hecho que sería reversible con un simple tratamiento de caries, por ejemplo.

En este sentido, cada vez son más los entrenadores que insisten en el cuidado de la boca de sus deportistas y encargan a un equipo de dentistas la revisión bucodental de sus atletas.

Algunos períodos de malos resultados deportivos pueden ser causados por distintos problemas en la boca de los deportistas, provocando un descenso de su capacidad física.

 

Principales lesiones bucodentales y enfermedades orales asociadas al deporte

Las maloclusiones, por ejemplo, pueden ser causantes de un descenso en el rendimiento de los deportistas. Si los dientes superiores e inferiores no están alineados, el cierre debe ser forzado. Y como consecuencia, masticar de forma incorrecta puede producir dolores musculares de cuello y espalda o defectos en el equilibrio.

Los deportistas de élite suelen ser más propensos a sufrir caries, en gran parte debido a una dieta poco favorable y rica en hidratos de carbono. Otros factores de riesgo son, por un lado, la ingesta frecuente de bebidas azucaradas altamente ácidas, un entrenamiento excesivo, la falta de educación en higiene bucodental, o las cargas debidas a parafunciones orales. En este sentido, las caries son capaces de afectar a los músculos, o incluso provocar calambres, hasta verse afectado el rendimiento del deportista.

Existen algunos deportes, como sucede en los deportes de contacto, en los que los golpes en la boca son más frecuentes, provocando fracturas o pérdida de piezas dentales. Es importante trabajar en la prevención, mediante el uso de protectores bucales personalizados, y también en la reparación de las piezas, en caso de ser necesario. Estas acciones bucodentales preventivas y curativas son vitales para garantizar el rendimiento óptimo y la salud general del deportista.

Una óptima salud bucodental mejora, además de mantenerlo, el rendimiento de los deportistas. Sin embargo, la cura de la boca de una elevada cantidad de deportistas es inferior al nivel medio de población general. Los deportistas aficionados y jóvenes, por no recibir orientación ni formación sobre salud bucodental, son los que corren más riesgo de sufrir lesiones bucodentales.

A esto se le añade el miedo que tienen muchos deportistas a los potenciales efectos “dopantes” de algunas sustancias prescritas en los tratamientos odontológicos y que pudieran estar en conflicto con las normas de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

En este sentido, hay que advertir a los pacientes deportistas y sus entrenadores de la importancia de una buena higiene bucal y, además, controlada por un dentista especialista cualificado.

 

Salud dental en tu rendimiento deportivo

–                Una buena salud dental te ayuda a mantener el peso. Diferentes estudios han demostrado que una técnica de masticación correcta de los alimentos ayuda a controlar la ingesta de calorías. Por lo tanto, merece la pena solucionar problemas derivados de la maloclusión.

–                ¿Quién no ha sufrido de un mal entrenamiento debido a una mala digestión? Si tus dientes están bien, tendrás mejores digestiones en carreras y entrenamientos. No sólo porque harás mejor la digestión de la comida que has ingerido justo antes, tu estomago estará más sano y menos sobrecargado.

Una mala digestión puede desencadenar en una serie de problemas que pueden afectar a tu salud, como pueden ser las diarreas, que a largo plazo podrían desencadenar en un déficit de nutrientes y vitaminas.

–                Las caries, gingivitis e infecciones producen debilidad y fiebre. Reducen tanto tu capacidad de entrenar y rendir. Pero además colocan tu cuerpo en estado de alerta, bajan las defensas y a su vez resulta más fácil contraer otras enfermedades que reducen tu rendimiento

–                Cuando hay una infección dental, empeora la contracción muscular y aumenta el riesgo de rotura de las fibras musculares.

Se ha comprobado que la existencia de focos infecciosos en la boca, es la causa de ciertas lesiones musculares y articulares. Aunque la infección se sitúe en la boca se produce una diseminación de los gérmenes patógenos a través de la sangre que provocará una infección generalizada de todo el organismo (sepsis), pudiéndose producir alteraciones en zonas distantes.

En el deportista estos gérmenes patógenos podrán depositarse en músculos y articulaciones, provocando desgarros crónicos, lesiones a nivel de los tendones o dolor en las articulaciones.

–                La mala salud dental se relaciona con el desarrollo de lesiones musculares.

–                Una oclusión dental defectuosa crea desequilibrios que terminan por afectar a tu postura y facilitan las lesiones.

 

En definitiva, una boca en mal estado es una bomba de relojería que puede estallar precisamente el día en que se celebra el maratón que has preparado con tanto esfuerzo…

Presentación1

Dra. Ángela Sanz Sánchez

Pso. Carmelitas, 45 bajo.

Teléfono: 923 532 362

7007 Salamanca

www.clinicasanzdental.com

Sobre Gimnasio Kata

ver también

Gimnasio Kata Salamanca

El Gimnasio Kata Centro te lleva a entrenar al aire libre

Ya empieza a llegar el calor, y con él la motivación por salir a hacer ...

Deja un comentario