Inicio / Lucha, combate y artes marciales / Inicio en el Judo, la mejor manera de iniciar al niño en las artes marciales.

Inicio en el Judo, la mejor manera de iniciar al niño en las artes marciales.

La iniciación deportiva es algo fundamental que se debe trabajar en el desarrollo de la motricidad humana, más aún si tenemos en cuenta la sociedad sedentaria en la que vivimos. Y es fundamental inculcar la práctica deportiva desde muy pequeño con la finalidad de aumentar su experiencia motriz.
En este sentido, el judo es, según ha declarado la UNESCO, el deporte más recomendable para niños de edades comprendidas entre los cinco y los 14 años. Esta práctica ayuda al niño a desarrollar una mejor coordinación física y a mejorar su equilibrio, aprende a caer correctamente, para evitar lesiones y accidentes en la vida diaria. También es importante recordar que las actividades son variadas, dentro de la clase se motiva al niño con la práctica de diferentes juegos y actividades pedagógicas, desarrollando así buenos reflejos y aptitudes positivas, mejorando el funcionamiento psico-motor del alumno. Es un deporte que educa, pues tiene como máxima “el respeto mutuo”. Cada entrenamiento va justo en esa línea. Los saludos propios de este arte marcial y la educación con la que ha de tratarse en todo momento al maestro y a los compañeros, hacen que esta actividad influya para moldear el carácter del niño en positivo, siendo una gran ayuda para su comportamiento personal, en casa, en la calle, en el colegio, etc.
Además, aspectos como la flexibilidad, coordinación, equilibrio, etc., junto con la potenciación de algunas cualidades volitivas como la decisión o la autoestima, hacen que tanto los niños excesivamente tímidos como los hiperactivos, consigan encontrar el equilibrio adecuado para normalizar su carácter.
Con la práctica de todos los deportes existe una mejoría física evidente. Pero las artes marciales tienen un componente extra de contacto y esto ayuda a alejar los excesivos miedos y respetos de algunos para realizar ejercicios tan naturales como dar una voltereta o hacer una caída. Se les enseña técnicamente cada una de estas cosas y terminan realizándolas sin darse cuenta. Pero no olvidemos esos niños de carácter un poco difícil que también encuentran en el tatami la forma de relajar su personalidad. Este arte marcial es ideal para mejorar aspectos como la timidez excesiva o la hiperactividad de los pequeños. La propia dinámica de estas clases integra al niño en el grupo mientras se divierte haciendo judo, uno de los más nobles y educativos deportes de la actualidad.

Dentro de las ventajas de practicar judo, podemos destacar las siguientes:

  • Aumento del bagaje motriz del alumnado, experimentando distintos movimientos y técnicas desconocidas.
  • Conocimiento y dominio del cuerpo, pues el alumnado moviliza los distintos segmentos corporales, viéndose obligado a movilizarlos en conjunto o de forma separada.
  • Comunicación motriz, ya que el judo es un deporte en el que se hace necesario un compañero con el que ejecutar las técnicas.
  • Autocontrol, que viene a eliminar el riesgo de agresividad en los niños.
  • Toma de decisiones, pues el alumno debe decidir entre los distintos estímulos que se le presentan y tomar la decisión más adecuada para obtener el éxito.
  • Trabajo en valores e interdisciplinar, como el respeto, la tolerancia, coeducación e igualdad de oportunidades, educación para la salud, educación para la paz, etc.
  • Aprenden a caer, eliminando posibles riesgos de lesión en su vida cotidiana.

 

Sobre Gimnasio Kata

ver también

Muay Thai

Muay Thai, el arte de los ocho miembros

El Muay Thai tiene la fama de ser el arte marcial más duro del mundo, ...

Deja un comentario