Inicio / Gimnasio Kata / Obesidad, diabetes y periodontitis

Obesidad, diabetes y periodontitis

La obesidad y la enfermedad periodontal

IMG-20170217-WA0003

 

Es una realidad que la obesidad en España va en aumento, siendo considerada por muchos profesionales médicos como una enfermedad crónica. La obesidad es debida, entre otros factores, a unos malos hábitos alimenticios y nutricionales.

En este sentido, hay que tener en cuenta la incidencia que puede llegar a tener la obesidad en nuestro organismo. Se ha demostrado que la obesidad aumenta el riesgo de padecer hipertensión, problemas respiratorios, artritis, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo dos, así como también puede tener incidencia en los riesgos de desarrollar ciertos tipos de cánceres.

Así mismo, también se ha demostrado que la obesidad aumenta el riesgo de padecer enfermedad periodontal. Y parecen ser los mecanismos de resistencia a la insulina los responsables de ello.

La obesidad y la diabetes tipo 2

 

La diabetes mellitus tipo 2 es un trastorno metabólico caracterizado por una hiperglucemia (aumento de los niveles de glucosa en sangre), provocada por una alteración en el metabolismo de los carbohidratos.

Hasta hace poco, esta forma de diabetes, que es la que se da con mayor frecuencia, únicamente se había observado en adultos. En la actualidad, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2015) también se está manifestando en niños.

En los pacientes con una diabetes tipo 2 diagnosticada, además de la predisposición genética, se cree que el estilo de vida se halla muy relacionado, siendo la obesidad un factor de riesgo determinante.

La diabetes tipo 2 es, generalmente, controlada inicialmente con un cambio que garantice unos hábitos de vida saludable, mediante una serie de cambios en la dieta y el desarrollo de algún tipo de actividad física.

Los especialistas afirman que un estilo de vida saludable mejorará el pronóstico del paciente con diabetes mellitus de tipo 2. Y según lo manifestado en la VIII Reunión Diabetes y Obesidad, podría incluso a disminuir su prevalencia entre la población.

 

Situación en España. Evolución de la obesidad y la diabetes tipo 2

En los países desarrollados, la tendencia es el aumento de los casos, debido a diversos factores como son el envejecimiento de la población, la obesidad, y unos hábitos de vida poco saludables.

En España, a partir de la década de los 60, el incremento de los pacientes con obesidad y con diabetes tipo 2, se ha producido de forma paralela.

Según datos obtenidos a partir de un estudio de la Sociedad Española de Cardiología (2015), el 39,3% de la población española, de entre 25 y 64 años, padece sobrepeso y un 21,6%, es obesa. Las mayores tasas de sobrepeso se dan en Asturias, Galicia y Andalucía, y con una mayor prevalencia en hombres que en mujeres.

Se hace evidente la relación mantenida entre la obesidad o el sobrepeso y el riesgo de padecer diabetes. Según indica el Dr. Ricardo Gómez Huelgas, Coordinador del Grupo de Trabajo Diabetes y Obesidad de la SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna), los individuos de edad media que presentan obesidad multiplican el riesgo de desarrollar diabetes.

Así mismo, el Dr. Mikel Izquierdo, del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra, indica que los 3 pilares básicos en el tratamiento de la diabetes tipo 2 son una dieta hipocalórica, la práctica de ejercicio físico y la medicación con antidiabéticos orales o insulina.

La diabetes tipo 2 y la enfermedad periodontal

La gingivitis y la periodontitis son enfermedades periodontales comunes. La gingivitis es un proceso inflamatorio que afecta únicamente a las encías. Si se eliminan los factores desencadenantes y se mantiene una higiene oral correcta, este proceso inflamatorio resulta reversible.

La periodontitis, también conocida como piorrea, es una inflamación más extensa que afecta al periodonto (tejidos de sujeción de los dientes), y es causada por la presencia constante de bacterias (placa dental).

La periodontitis puede tener dos tipos de consecuencias. A nivel local, produce la destrucción de los tejidos de soporte de los dientes, así como una reabsorción del hueso alveolar. Esto provoca una gran movilidad dentaria y la consecuente pérdida precoz de los dientes. La etiología es multifactorial y los efectos son irreversibles, incidiendo además en la calidad de vida del paciente.

A nivel sistémico, la gran cantidad de bacterias acumuladas debajo de la encía pueden pasar al torrente sanguíneo y distribuirse por todo el organismo.

La relación entre la diabetes y las enfermedades periodontales es bidireccional. La diabetes aumenta el riesgo de padecer enfermedades periodontales, y del mismo modo, las enfermedades periodontales pueden afectar a la diabetes.

Los pacientes diabéticos no controlados, muestran una afectación gingival importante debido a la acumulación de placa, y en ellos la periodontitis es tres veces más frecuente. La obesidad junto a unos inadecuados hábitos de vida, una dieta poco saludable, el tabaquismo o una baja actividad física, son otros de los factores desencadenantes en la aparición de la periodontitis.

Del mismo modo, la diabetes también verá afectada la capacidad de resolver la inflamación, así como la capacidad de reparación posterior.

En este sentido, la diabetes provoca una intensa respuesta inflamatoria frente a las bacterias patógenas que se hallan presentes en la encía. Se ha observado también que en las personas obesas, existe un estado crónico de inflamación. Esto puede interferir en los receptores de insulina disminuyendo su sensibilidad, y favoreciendo un proceso de resistencia a la insulina.

En definitiva, los individuos con diabetes mellitus tipo 2 mal controlada y los pacientes con obesidad, desarrollan un mayor riesgo de padecer periodontitis.

Conclusiones

En primer lugar, es importante tomar conciencia de que la obesidad aumenta el riesgo de padecer ciertas enfermedades. Además constituye también un factor de riesgo para la diabetes tipo 2 y las enfermedades periodontales.

Es necesario que los profesionales médicos trabajen conjuntamente para proporcionar la información necesaria a sus pacientes acerca de los beneficios de llevar unos hábitos de vida saludables. Esto se refiere a la importancia de llevar a cabo una nutrición adecuada, así como la importancia de la práctica de ejercicio físico. La actividad física, además de reducir la grasa corporal, puede mejorar el control de la glucemia y la sensibilidad a la insulina.

Así mismo, por aumentar el riesgo de padecer complicaciones asociadas con la diabetes, los profesionales sanitarios deberían informar a sus pacientes acerca de los beneficios de mantener una buena salud oral.

 

 

Sobre Gimnasio Kata

ver también

Gimnasios en Salamanca

Empieza a ponerte en forma para este verano | Gimnasio Kata

A medida que se acerca el verano empezamos a preocuparnos por la operación bikini, pero ...

Deja un comentario